Inclusión para la Paz - IPA

Contexto

 
Los retos y las oportunidades para lograr una Colombia en paz en la etapa de pos-acuerdo están directamente relacionados con la implementación acelerada de un proceso de inclusión política, social y económica  de las poblaciones afrocolombianas e indígenas en el país. Colombia es un país pluricultural y multiétnico, cuyas poblaciones negras, afrocolombianas, palanqueras y raizales  constituyen por lo menos el 10.62% de la población total; y sus comunidades indígenas conforman por lo menos el 3.43% de la población total de acuerdo con los datos estimados del último Censo (2005). Tanto las cifras oficiales de desigualdad como las demandas de los sectores de población étnica demuestran que son precisamente estos sectores quienes continúan siendo los más marginados y discriminados en cuanto a la garantía de sus derechos humanos fundamentales  y la posibilidad de superar la desigualdad estructural del país. Igualmente, de acuerdo con los diagnósticos elaborados tanto por las organizaciones sociales indígenas y afrocolombianas como por las constataciones llevadas a cabo por la Corte Constitucional,  las comunidades étnicas se encuentran afectadas de manera desproporcionada por el actuar de grupos armados y la minería ilegal, entre otras graves problemáticas.

 
Con el fin de cerrar significativamente la brecha de inclusión entre la población general y las poblaciones étnicas, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), con el apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) diseñó el Programa de Inclusión para la Paz (IPA).