La partería se tomó el Petronio Álvarez

Tags: 
Petronio Alvarez, parteria, pacifico

Todos los años en el mes de agosto se celebra el Festival Cultural más grande del Pacífico colombiano, el Petronio Álvarez.  Este año, del 16 al 21 de agosto, tuvo lugar la vigésimo primera versión del festival, en medio de marimbas, currulaos, violines, cantadoras, chirimías, muestras gastronómicas, estética afro, encuentro académico del festival y ciclo de conferencias con parteras de la región.

Debido a que la partería tradicional del Pacífico colombiano hace parte del patrimonio inmaterial cultural de la nación, la OIM a través de su programa de Inclusión para la Paz financiado por USAID, la Agencia de Cooperación Internacional de los Estados Unidos de América, patrocinó el encuentro académico, y el ciclo de conferencias con las parteras del pacífico.

Con esta iniciativa se quería posicionar el conocimiento tradicional de las comunidades étnicas históricamente excluidas, llevándolo al mismo nivel del conocimiento científico-académico y así contribuir a la disminución de la brecha de discriminación en espacios donde se comparte y posiciona el conocimiento.

El encuentro contó con la participación de siete parteras afro, un partero afro y una partera indígena. Se buscaba propiciar un espacio de reflexión en torno a las dinámicas de cultura y patrimonio que se dan en el festival con temas como la partería tradicional como forma de vida, la partería tradicional afro y otros sistemas de salud, los conceptos de salud y reproducción en la partería tradicional afro, los emprendimientos culturales y la partería tradicional afro, el mundo y la espiritualidad desde la mirada de la partería tradicional afro.

Los conversatorios tuvieron lugar en las Universidades Javeriana, Libre, ICESI, Escuela Nacional del Deporte, Instituto Departamental de Bellas Artes y en el Quilombo Pedagógico Germán Patiño Ossa (encuentro Académico sobre Músicas del Pacífico).  Durante los 5 días de conversatorios asistieron 330 personas a los ciclos de conferencias y 445 a los encuentros académicos.

Finalmente el concurso musical del festival se ha ido posicionando como un espacio de reivindicación identitaria, no solo en Colombia sino en Latinoamérica, sacando a la luz la magia de las selvas, ríos y costas pacíficas.  Esto lo ha convertido en un escenario de paz, convivencia e inclusión en el cual la OIM y su programa de Inclusión para la Paz aportaron entregaron los premios a los ganadores del festival.

 

 


Notas de prensa: 
Inclusión para la Paz - IPA